#mts edition 3

Honda Bol D’Or “Cafe Racer”

 

La moto una Honda CB900 del año 1982, más conocida como “Bol D’Or” debido a la famosa carrera francesa que coronó a Honda como campeona con este modelo. Motor de 900cc y 95cv, muy adelantado para su tiempo.

Captura

El proyecto más bonito que hemos tenido hasta la fecha, no solamente por la moto en sí, sino por ser el primer proyecto de transformación que hacemos integro; restaurando o sustituyendo prácticamente todas las piezas, desde el chasis hasta el motor pasando por todos los detalles.

Comenzamos desde el “corazón de la bestia”, el motor. Primero desmontamos completamente la moto hasta dejarla en el chasis. Allí encontramos que los años no han pasado en balde, el estado del chasis y del motor nos indica que va a tocar restaurarlo completamente.

IMG_8471

Captura

Así que mientras el especialista abrió el motor y realizó una restauración interna completa, nosotros aprovechamos para darle un baño de pintura Epoxi negra al chasis y al bloque motor y pulir todas las tapas del motor.

Atención al cambiazo que le pegó David al estado de la tapa de balancines:

Captura1

Nuevamente montamos el motor y rehicimos todo el cableado para los nuevos accesorios que instalaríamos después: velocímetro, luces, indicadores, semi-manillares… Además dejamos ya instalados los nuevos filtros de potencia y los escapes “Megatón”.

Este es el resultado final, podeis compararlo con el estado en el que estaba antes…

Captura1

Como no se concibe una CAFE RACER sin unos semi-manillares, aprovechamos para desmontar la horquilla, restaurarla completamente y posteriormente instalar unos fuelles:

Captura

A fin de poder montarle después un colín deportivo, recortamos el subchasis trasero y soldamos uno personalizado en forma de U:

Captura

Captura1

Luego pasamos a las mejoras mecánicas, nuevas latiguillos de freno, discos adaptados de Honda VFR, filtros de aire, neumáticos Metzelder Lasertec… además de un nuevo kit de transmisión para darle más potencia en bajos a la Bol D’Or.

Captura

La pieza más personal es definitivamente el tanque de gasolina, estamos hablando de una moto de 34 años, por lo que decidimos que queríamos mostrar todo el carácter de la moto. Eliminamos toda la pintura, cepillamos el depósito y finalmente le dimos una capa de barniz mate, dejando las abolladuras que recuerdan todas las “heridas de guerra”, toda la historia de la moto en sus 34 años de vida.

Captura1

Finalmente pasamos al lado de la estética, donde casi todo ha sido hecho a mano por MTS. Decidimos dejarle a la Bol D’Or un frontal limpio, así que lo primero que hicimos fue reubicar el claxon en un lateral del chasis. Posteriormente mover la llave de contacto debajo del asiento, y así liberar el espacio en el manillar para el nuevo velocímetro. Luego se hicieron los porta-números  a medida, con espacio para la llave de encendido:

Captura

Los guardabarros delantero y trasero también fueron hechos a medida para adaptarse al estilo clásico de Cafe Racer que queríamos dar. En cuanto al asiento, queríamos algo que diera el “aspecto de carreras” a la moto, aunque a la vez no queríamos perder la versatilidad de tener un asiento doble; así que decidimos montar un asiento de estilo “Brat Stile” con una tapa de colín desmontable para darle el estilo “Cafe Racer”:

Captura1

Una vez instaladas, y correctamente ajustadas, todas y cada una de las piezas, el resultado final de esta preciosa Honda Bol D’Or es tan formidable como podemos ver a continuación:

CapturaCaptura2IMG_2322

El pase de diapositivas requiere JavaScript.